Éxito de la V Fiesta Romana de Liédena en el Centenario del Descubrimiento del Yacimiento de Santa Criz de Eslava

visita_santacriz_septeimbre2017El pasado sábado 9 de Septiembre, un centenar largo de personas procedentes de Eslava, Liédena y Layana acudieron a la llamada del Ayuntamiento de Liédena para celebrar la V Fiesta Romana de Liédena de una manera diferente: conmemorando el Centenario del Descubrimiento del Yacimiento de Santa Criz de Eslava.

Esta iniciativa ha sido posible gracias a la aportación que el Ayuntamiento de Liédena recibió de la Fundación Geoalcali y a la inclusión de la visita al yacimiento de Santa Criz entre las actividades  del Ayuntamiento de Eslava para conmemorar el Centenario;  auxiliadas en parte por una ayuda del PDR 2014-2020 Montaña de Navarra (programa cofinanciado por el FEADER y Gobierno de Navarra).

A la llamada del Ayuntamiento de Liédena respondieron personas de todas las edades; y desde los 11 niños y niñas de Eslava hasta el mayor del grupo -un animoso liédenes de 83 años- todos compartieron un apretado programa de encuentros, una media de 165 kilómetros y una jornada de casi 12 horas en la que no faltó detalle.

El primer acto fue tempranero, a las 9 hs. todos los viajeros y viajeras coincidieron en Layana para saludarse, conocerse o reconocerse, compartir un café y un delicioso surtido de pastas. Repuestas las energías, la comitiva integrada por 3 autobuses puso rumbo al yacimiento de los Bañales.

Recibidos por José Francisco García, Director de la Fundación Uncastillo, los y las “Hermanadas” disfrutaron, a pesar del viento y las gotas de lluvia que en algunos momentos se intensificaban, de hora y media de interesantes y didáctica charla con un cicerone de lujo, el profesor de la Universidad de Navarra, el Dr. Javier Andreu, Director del yacimiento de los Bañales.

52 kilómetros más tarde, el grupo llegó a Eslava, donde el Doctor Andreu prosiguió con sus explicaciones en la Ciudad de Santa Criz, marcando diferencias y semejanzas entre ambas ciudades, dando vida a las piedras y a la imaginación de todos los presentes, descubriendo los secretos de la ciudad en ruinas.

Así, aprendiendo mucho, los tres autobuses repletos de ya hambrientos, pero, muy entretenidos pasajeros pusieron rumbo al Hostal Latorre de Liedena para compartir también una sabrosa mesa.

Al finalizar la comida, la última parada, el último encuentro: la Villa Romana de Liédena. Charo Mateo, arqueóloga, responsable de la empresa Olcairum y gran conocedora de esta comarca romana, explicó, de forma distendida pero rigurosa, las características de una villa rural, las singularidades y el gran valor de la de Liédena, estableciendo de manera muy ilustrativa las necesarias conexiones que hace más de 2000 años tuvieron que darse entre villas, como la de Liédena, y ciudades, como las de Bañales y Eslava.

Tras el paseo guiado entre ruinas y explicaciones llegó el fin de fiesta: un brindis con cava y un pequeño, pero tremendamente, concierto de despedida a cargo de Lorena y Bruno… a las 19’45 hs, con gran pena, todo el mundo ocupaba ya su asiento en los autobuses… el momento de regresar a casa… y como si fuera una, todos los saludos repetían lo mismo… “tenemos que repetirlo”…

Por | 2017-09-22T11:37:30+00:00 septiembre 12th, 2017|Noticias|Sin comentarios

Deje su comentario